Botox (Toxina Botulinica)


¿Qué es?

El uso de esta toxina no es nuevo para los oftalmólogos ni para los neurólogos. Fue utilizada por primera vez en 1973 para tratar espasmos musculares permanentes (tics, estrabismo, tortícolis). Pero su uso en medicina estética se descubrió por casualidad: un grupo de médicos de la Universidad de Vancouver (Canadá) que atendía a una paciente con trastornos neurológicos, observó que cuando infiltraban la toxina dentro del músculo, además de combatir la patología, desaparecían las arrugas de forma instantánea.Desde entonces, el Botox revolucionó la cirugía facial por ser una de las técnicas más eficaces y seguras para borrar arrugas sin recurrir al bisturí. Este tratamiento permite mantener los músculos de la cara relajados, y de esta manera se planchan las líneas y las arrugas producidas por los gestos. Aprobado por la FDA (Food & Drugs Administration) desde 1979, el Botox es en la actualidad la terapia más usada en EE. U U. y Canadá para eliminar arrugas faciales.


¿Para que sirve?

El Botox disminuye la actividad del músculo y debilita su potencia. Los mejores resultados se ven en las arrugas de expresión: entrecejo, patas de gallo y arrugas horizontales de la frente. Al aplicar la sustancia se consigue que los músculos no se contraigan con tanta fuerza.


Datos importantes.

No se necesita anestesia. Las arrugas empiezan a desaparecer entre las 24 y 36 horas después de la aplicación. El efecto dura alrededor de 6 meses -primera aplicación- y hasta 8 meses aplicaciones sucesivas-.Se recomienda no tocar el área después de la aplicación (por lo menos por 4 horas) Es conveniente gesticular para mover los músculos de la cara que fueron tratados para que tenga más efecto. Si las arrugas están muy marcadas, después del Botox se puede inyectar colágeno o hacer un peeling para suavizar más la zona. Se aplica y a la hora la paciente puede volver a sus actividades diarias. No produce reacciones alérgicas.


Ventajas.

Los resultados son suaves y naturales Cualquier tratamiento complementario que se realice después del Botox dura mucho más tiempo. Se puede realizar en cualquier época del año. No es peligroso: relaja el músculo en forma parcializada. No cambia la fisonomía de la cara ni los gestos. Se aplica y a la hora la paciente puede volver a sus actividades diarias. No produce reacciones alérgicas.


Quienes lo usan:

Lo pueden usar tanto hombres como mujeres entre edades de 28 a 75 años. Dependiendo de sus gestos y marcas que estos hayan provocado en el rostro. También se usa en personas que han tenido parálisis facial, para causar un emparejamiento o visagismo estético agradable. Personas con marcas muy pronunciadas debido a gestos exagerados por mímica facial o por herencia de sus padres.