Hilos Rusos (Hilos Tensores)


Perfecto para refrescar el rostro cuando este presenta signos de envejecimiento por Pstosis (caída) de las mejillas, parpado superior o cejas, mandíbula y cuello. Y cuando el paciente no quiere someterse a una cirugía convencional evitando así una larga incapacidad.

Los Hilos Rusos están dotados de una hilera doble de garritas (como anzuelos) que corren en sentidos opuestos y dirigiéndose al centro del hilo. Cuando la red de hilos es implantada en la grasa superficial, las garritas se prenden firmemente al tejido graso, estirándolo y anclándolo. Como la trayectoria del hilo y la tracción ejercida por las garras del Hilo Ruso corren en sentido postrero superior del rostro (hacia arriba y a los lados), los tejidos faciales son movilizados en la misma dirección.


Por eso, el rostro se yergue y desafía la gravedad. La acción de elevación de los tejidos flácidos es todavía potencializada por la reacción normal del organismo Además de formar una capa protectora de colágeno en torno de los Hilos Rusos, anclándolo firmemente al tejido graso. El propio organismo por su medida de defensa, va levantando más la región tratada. Así, el hilo se torna en un ligamento de sustentación de los tejidos. Y el resultado estético del lifting solo tiende a ganar más realce con el pasar del tiempo.


¿Quién se puede beneficiar de los Hilos Rusos?

Aunque no hay una edad mínima, este procedimiento está indicado para: Personas de ambos sexos, entre 30 y 55 años. O personas que quieran refrescar un lifting quirúrgico tradicional. Duración de 4 a 8 años según calidad de vida y piel del paciente.