Radiofecuencia Facial

El aumento de personas que deciden mejorar su imagen sin pasar por un quirófano ha instaurado procedimientos cada vez menos invasivos y con un tiempo de inactividad menor. El último sistema anti-edad es la Radiofrecuencia facial.

​La radiofrecuencia consiste en aplicar, de forma selectiva, energía en la dermis profunda y en las capas subdérmicas, a través de la superficie de la piel sin que ésta resulte agredida, permitiéndonos luchar contra la flacidez mediante la estimulación de los fibroblastos consiguiendo que éstos generen nuevo colágeno.
El tratamiento de radiofrecuencia, también conocido como lifting sin cirugía, es una técnica no-invasiva (sin cirugía ni anestesia) para el tratamiento de la flacidez facial y corporal ligera que da excelentes resultados. El tratamiento de radiofrecuencia es ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara y cuello, que quieren mejorar el aspecto sin tener que recurrir a la cirugía.
No tiene ningún efecto secundario, no es doloroso (tan sólo se nota un cierto calor en la zona tratada) y no necesita anestesia. Por regla general y para conseguir unos resultados óptimos, se realiza una serie de seis o más sesiones, dejando pasar de 20-30 días entre ellas.
Utilizamos la última generación de equipos de alta potencia, que nos permite entregar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de flacidez.
​El resultado es una piel más tersa y una evidente reducción de arrugas y flacidez. El efecto de tensión se aprecia de una forma gradual y progresiva a partir del mes del tratamiento y los resultados suelen durar aproximadamente dos años. Este sistema ha constituido un gran avance en lo que al tiempo de recuperación se refiere, ya que tras el tratamiento el periodo de inactividad del paciente es mínimo. Es un sistema no invasivo, no agresivo y que combina la radiofrecuencia con otros sistemas avanzados de seguridad para supervisar la temperatura de la piel y regular el tratamiento.